Terapias

PRINCIPIOS DE LA OSTEOPATÍA CRANEOSACRAL. 

Esta técnica se basa en cinco principios claros, establecidos por el Dr. Sutherlan:
-La fluctuación del líquido cefalorraquídeo.
-el movimiento inherente del sistema de membranas de tensión recíproca.
-la motilidad del sistema nervioso
-la movilidad de los huesos craneales.
-el movimiento involuntario del sacro entre los iliacos.

Estos cinco principios son la base del trabajo en consulta, y le sirven al terapeuta para valorar el estado de salud de su paciente y para corregir cualquier desajuste. Para ello el terapeuta contacta con la Respiración Primaria, es decir, con el movimiento involuntario que el funcionamiento simultáneo de estos cinco principios causan en el cuerpo. Con un contacto muy ligero de sus manos va sintiendo todo el cuerpo. Cualquier restricción del movimiento de la Respiración Primaria se manifiesta en el cuerpo como un estancamiento de todos los líquidos del cuerpo y, a la larga, genera enfermedad. Utilizando sus manos como herramientas, y el impulso del líquido como ayudante, el terapeuta va devolviendo a los tejidos la movilidad perdida.

Las sesiones de terapia CraneoSacral generan equilibrio, eliminan desajustes y crean gran bienestar. Son muy útiles en casos de traumatismos, tanto en el cráneo como en el sacro, por lo tanto son muy eficaces para secuelas de accidentes, o de operaciones quirúrgicas. En desajustes provocados en el parto debido a un nacimiento complicado, con forceps, ventosa o cesárea. Reconocer y tratar los desequilibrios craneales en los bebés sirve para prevenir problemas que se manifestarían más tarde en su vida. En trastornos relacionados con la estructura del cuerpo como problemas de columna o de cualquier articulación; en alteraciones del sistema nervioso, en dolores de cabeza, trastornos hormonales y un largo etcétera.

ENFOQUE DE LA BIODINAMICA CRANEOSACRAL

Una serie de osteópatas craneales se dieron cuenta de que había otros movimientos aparte de esta Respiración Primaria, que envolvía a esta y que eran más lentos y más profundos.
Estos osteopatas craneales fueron Rolling Beker, Franklin sylls, Michael Kern y Robert Harris, entre otros.

Retomaron el trabajo de Sutherland, en lo referente al Aliento de Vida como Potencia Sanadora existente en el Universo, manifestándose y acumulándose en el líquido cefalorraquídeo y creando en el cuerpo dos movimientos de Marea: la Marea Larga, lenta, de 100 segundos por ciclo, que transporta la Matriz Original o recuerdo de nuestro Propósito o Plan Inicial. Contactar con ella es entrar en Estado de Gracia, es recordar para qué hemos nacido. La otra es la Marea Media, más rápida, de 25 segundos por ciclo, que equilibra, elimina tensiones y revitaliza el organismo.

Es una técnica suave y profunda, respetuosa con el proceso de la persona. El terapeuta es un mero espejo de lo que le está sucediendo al paciente. Sin él el paciente no podría verlo, pues necesita esa referencia externa. Pero es el propio paciente el que hace los cambios que necesita, sin la intervención del terapeuta. Es una meditación interactiva.

Las sesiones facilitan una profunda conexión y comprensión del paciente consigo mismo y con la Potencia Sanadora del Aliento de la Vida, que se puede manifestar de forma más intensa y más clara. El paciente experimenta una evolución espiritual, una reorganización fisiológica, cambios estructurales y un equilibrio profundo.

Es adecuada para los mismo problemas que la terapia CraneoSacral, pero es más respetuosa y más sutil, si cabe, reconectando al paciente con su verdadero Ser, muchas veces olvidado. Es muy adecuada para tratar el estrés postraumático, así como también ayuda a equilibrar los problemas psicológicos derivados del trauma. Equilibra desajustes del sistema nervioso y endocrino y energético. Mejora el funcionamiento global del cuerpo