La terapia craneosacral también ayuda

¿Qué es un bloqueo emocional?

Un bloqueo emocional es un estado emocional que deja paralizada a una persona. ¿Como?

Cuando afrontamos situaciones que nos sobrepasan, ya sea por que son experiencias de una fuerte carga emocional (separación, muerte de un familiar, etc… ) o por estar lidiando con muchos frentes a la vez (trabajo, obligaciones, relaciones), es común llegar al punto límite de saturación.

En este punto nos encontramos con un baile de emociones difícil de controlar. Podemos estar sintiendo ira, impotencia, tristeza, angustia… (en diferentes momentos o todo a la vez en un cóctel explosivo).

Debido a esta sacudida emocional, nos sentimos desorientados y sin saber qué debemos hacer. Sensación de estar atrapados o encadenados.

Bloqueo emocional y bloqueo mental van juntos de la mano. Cuando estamos en un estado emocional alterado, se nos dificulta la toma de decisiones, pensar con claridad, falta de concentración o estrés mental excesivo (no paramos de darle vueltas a todo aquello que nos preocupa, ¿a que sí?)

Cuando existe un bloqueo mental donde no sabemos qué hacer, no nos salen los planes como esperamos, ni donde acudir en busca de ayuda, se genera frustración. Y nos quedamos parados en el tiempo… Sin saber reaccionar, qué decisión tomar…

Bloqueo emocional tratamiento
Bloqueo emocional tratamiento

¿Qué síntomas produce un bloqueo emocional?

Los síntomas que podemos padecer son:

  • Falta de concentración
  • Dificultad en la toma de decisiones
  • Estar disperso y no poder mantener la atención 
  • Nerviosismo
  • Inseguridad
  • Falta de motivación
  • Agotamiento y cansancio
  • Depresión (click para más info)
  • Ansiedad (click para más info)
  • Problemas físicos de toda índole

¿Cuales son las causas para padecer bloqueos emocionales?

Las causas para padecer un bloqueo emocional pueden ser varias:

  • Sistemas de Creencias: Conjunto de creencias sobre nosotros mismos, el mundo y los demás, que adoptamos como verdades absolutas.

Vienen dados como programaciones propias a través de nuestras experiencias, por educación familiar, cultura, religión, etc. Ejemplo…

En nuestro puesto laboral tenemos un superior o encargado bastante, vamos a decir, «estricto». Podemos llegar a desarrollar la idea o sistema de creencias, que «todos los jefes» son malas personas que quieren hacernos la vida imposible. Cuando en realidad no son ese «todos», si no esa persona en concreto.

  • Implante: Muy parecido a lo anterior, pero esta vez se da como consecuencia de un introyecto consciente o inconsciente. Un introyecto es una programación que absorbemos de nuestro núcleo familiar o relacional (amigos), cultural y/o religioso sobre ideas específicas. 
  • Emociones no clasificadas: Emociones que al no ser bien gestionadas, quedan latentes en nuestro inconsciente.
  • Traumas: Situaciones emocionalmente fuertes que nos dejan marcados.

Estos son algunos de los casos de entre otros tantos que podríamos citar. 

El hecho es entender, que este tipo de causas pueden producir una visión desvirtuada de la realidad, creando conflictos internos que nos bloquean.